Hijos de Oggún. Los desendientes de Oggún no conoce el fracaso, pues es capaz de: Levantarse con más fuerza cada vez que tropieza.

Cualidades de los religiosos hijos de Oggún.

Los cubanos practicantes de la religión yoruba y que son hijos del orisha Oggún, tienen que saber que el santo es el dueño del hierro, y que dejó forjado en su yunque una enseñanza para sus descendientes. Es un breve verso en que queda esclarecido que nada en la vida se obtiene sin sacrificios, ni dedicación.  

Los hijos de Oggún no conocen el fracaso.

Un hijo de Oggún no conoce el fracaso, pues es capaz de: Levantarse con más fuerza cada vez que tropieza, sacudirse el polvo del camino y continuar la marcha hasta verse alzando la victoria con un trofeo. La espesura del monte y las líneas de ferrocarril son su casa. 

Oggún, puede estar feliz si se encuentra acompañado, pero también llegar a sentirse dichoso si está solo, cualidad que caracteriza no solo a la deidad sino también a sus hijos, los cubanos que están protegidos bajo el manto de Oggún, nunca se cansan hasta no lograr su objetivo y la derrota nunca es una opción para ellos.

A los hijos de Oggún nunca se les puede imponer nada. 

Si tratas de imponer algo a un hijo de Oggún, verás salir de su interior a un titán. Según los patakies de la religión Yoruba, Oggún es un santo mayor en el panteón de los orishas, aunque se describe como brutal e irracional, esta deidad posee gran inteligencia como su fuerza descomunal.

De los cubanos hijos de Oggún se obtiene todo por las buenas, pero si tratas de imponer algo o someterlo en contra de su voluntad verás salir de su interior la fuerza de un toro furioso cegado por la ira. Se aconseja que en ese momento no intentes hablarle ni llegar a un acuerdo, porque cuando un descendiente de Oggún se molesta no cree en razones ni escucha disculpas.  

Los hijos de Oggún siempre cumplen su deber.

Los descendientes de Oggún, si tiene una tarea pendiente, no descansan hasta que no la cumplen, les gusta las fiestas, la música y el baile, pero si el hijo de Oggún tiene que cumplir con su deber dejara todo la diversión a un lado para cumplir con el trabajo pues nunca faltan a su palabra cuando la comprometen. 

Los hijos de esta deidad poseen gustos raros y no suelen ser bien refinados a la hora de reparar cualquier objeto. Eso sí, cualquier cosa que reparen lo hacen muy bien y muy rara vez necesitaran otro arreglo, son muy cocientes a la hora de hacer un buen trabajo.

Los hijos de Oggún, son muy enamorados.

El amor, “lo traerá de la mano y corriendo”, según dice este viejo refrán cubano, a los descendientes de Oggún, porque son muy enamoradizos a pesar que son pocos expresivos. Los descendientes del caldero de Oggún no llegan a la tierra para ser grandes comunicadores, pero ten por seguro que en el momento preciso no se limitaran  para decir lo que piensan o lo que sienten.

La religión Yoruba más conocida entre los cubanos como la Santería, siempre hay un orisha que es tu padre espiritual que define tu comportamiento y tu forma de ser. Los hijos de esta deidad llamada Oggún se caracterizan por tener cualidades de nobleza, de ser buenos trabajadores y cumplidores de su palabra cueste lo que cueste, por eso en el panteón yoruba este santo es muy respetado y venerado.  

5/5 - (28 votos)
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No Pierdas Noticias o Historias Importantes. Subscríbe a Nuestras Newsletter.

Recomendado
El cubano en su vocabulario popular, utiliza infinidades de frases…
Cresta Posts Box by CP