Hijos de Oggún. Los desendientes de Oggún no conoce el fracaso, pues es capaz de: Levantarse con más fuerza cada vez que tropieza.

Cualidades de los religiosos hijos de Oggún.

Oggún es una de las deidades de la religión yoruba de África Occidental, y es venerada en la religión afro-cubana del santo. Se le considera el dios de la guerra y de la metalurgia, y se le relaciona con el trabajo y la producción.

También se le asocia con la justicia y la lealtad, y se le invoca para pedir ayuda en tiempos de necesidad. En el sistema de creencias yoruba, Oggún es una de las deidades más importantes y se le rinde culto en ceremonias religiosas y rituales.

Los hijos de Oggún

Los cubanos practicantes de la religión yoruba y que son hijos del orisha Oggún, tienen que saber que el santo es el dueño del hierro, y que dejó forjado en su yunque una enseñanza para sus descendientes. Es un breve verso en que queda esclarecido que nada en la vida se obtiene sin sacrificios, ni dedicación.  

Los hijos de Oggún se consideran personas que han sido bendecidas por esta deidad y que tienen ciertas cualidades especiales. Algunas de estas cualidades pueden incluir:

  • Fortaleza: Los hijos de Oggún se consideran personas fuertes y capaces de superar obstáculos y desafíos.
  • Valentía: Se cree que son valientes y que no tienen miedo de enfrentar cualquier situación.
  • Determinación: Tienen una gran determinación y no se rinden fácilmente.
  • Honestidad: Son personas honestas y confiables.
  • Justicia: Valoran la justicia y trabajan por un mundo más justo.

Algunos de los hijos de Oggún se le consideran protectores y defensores de la familia y la comunidad, y se les invoca para pedir protección y ayuda. Otros se le asocian con el trabajo y la producción, y se les invoca para pedir prosperidad y éxito en los negocios y el trabajo.

En general, se cree que los hijos de Oggún son seres poderosos y protectoras que pueden ayudar a las personas en sus necesidades y problemas.

Estas son algunas de las cualidades que se atribuyen a los hijos de Oggún en la tradición yoruba. Sin embargo, es importante tener en cuenta que cada persona es única y no se deben juzgar a las personas basándose en sus creencias o su relación con ciertas deidades.

Oggún Dios de la Guerra

Oggún es el dios de la guerra y la metalurgia, y se le atribuye el invento de la espada. Según la leyenda, Oggún estaba luchando en una batalla y se encontró sin armas para defenderse. En su desesperación, tomó un pedazo de hierro y lo forjó en una espada, y con ella logró vencer a sus enemigos y ganar la batalla. Desde entonces, se le considera el dios de la metalurgia y se le rinde culto por su habilidad para crear armas y herramientas útiles.

Otra leyenda sobre Oggún cuenta que él es el dios de la justicia y la lealtad, y que se le invoca para pedir ayuda en casos de injusticia o para resolver conflictos. Según la leyenda, Oggún es una deidad muy sabia y astuta, y siempre encuentra la forma de hacer justicia y ayudar a aquellos que lo invocan en momentos de necesidad.

Donde vive Oggún

En la religión yoruba, se cree que Oggún vive en el mundo espiritual, en un lugar llamado Orun, que es una especie de cielo o paraíso donde habitan todas las deidades y espíritus.

Orun está separado del mundo físico por un velo o cortina, y se cree que es a través de este velo que las deidades y espíritus pueden intervenir en la vida de los seres humanos y en el mundo físico. En las ceremonias y rituales de la religión yoruba, se busca establecer una conexión con Oggún y otros espíritus de Orun, y se les invoca para pedir su ayuda y guía.

Donde nace Oggún

En la religión yoruba, Oggún es una deidad que no tiene un lugar de nacimiento definido en el sentido literal de la palabra. Se cree que Oggún es una deidad eterna y poderosa que ha existido siempre y que siempre estará presente. Por lo tanto, no se puede decir que Oggún nació en un lugar determinado, sino que se le venera y se le rinde culto como una deidad eterna y omnipresente.

Como murió Oggún

En la religión yoruba, Oggún es una deidad eterna y no tiene un final definido. Se cree que Oggún es una deidad muy poderosa y protectora que siempre está dispuesta a ayudar y proteger a quienes lo invocan en momentos de necesidad. Por lo tanto, en la religión yoruba no se habla de la muerte de Oggún, sino que se le venera y se le rinde culto como una deidad eterna y poderosa.

Es importante tener en cuenta que en la religión yoruba, las deidades y espíritus no son entidades humanas sino seres sobrenaturales que tienen sus propias formas de existencia y percepción del tiempo. Por lo tanto, no se puede hablar de la muerte de Oggún o de otros orishas de la misma forma en que se habla de la muerte de las personas. En lugar de eso, se les rinde culto y se les invoca como seres eternos y poderosos que pueden intervenir en la vida de las personas y ayudarles a enfrentar los desafíos y problemas que se presenten.

Los hijos de Oggún no conocen el fracaso.

Un hijo de Oggún no conoce el fracaso, pues es capaz de: Levantarse con más fuerza cada vez que tropieza, sacudirse el polvo del camino y continuar la marcha hasta verse alzando la victoria con un trofeo. La espesura del monte y las líneas de ferrocarril son su casa. 

Oggún, puede estar feliz si se encuentra acompañado, pero también llegar a sentirse dichoso si está solo, cualidad que caracteriza no solo a la deidad sino también a sus hijos, los cubanos que están protegidos bajo el manto de Oggún, nunca se cansan hasta no lograr su objetivo y la derrota nunca es una opción para ellos.

A los hijos de Oggún nunca se les puede imponer nada. 

Si tratas de imponer algo a un hijo de Oggún, verás salir de su interior a un titán. Según los patakies de la religión Yoruba, Oggún es un santo mayor en el panteón de los orishas, aunque se describe como brutal e irracional, esta deidad posee gran inteligencia como su fuerza descomunal.

De los cubanos hijos de Oggún se obtiene todo por las buenas, pero si tratas de imponer algo o someterlo en contra de su voluntad verás salir de su interior la fuerza de un toro furioso cegado por la ira. Se aconseja que en ese momento no intentes hablarle ni llegar a un acuerdo, porque cuando un descendiente de Oggún se molesta no cree en razones ni escucha disculpas.  

Los hijos de Oggún siempre cumplen su deber.

Los descendientes de Oggún, si tiene una tarea pendiente, no descansan hasta que no la cumplen, les gusta las fiestas, la música y el baile, pero si el hijo de Oggún tiene que cumplir con su deber dejara todo la diversión a un lado para cumplir con el trabajo pues nunca faltan a su palabra cuando la comprometen. 

Los hijos de esta deidad poseen gustos raros y no suelen ser bien refinados a la hora de reparar cualquier objeto. Eso sí, cualquier cosa que reparen lo hacen muy bien y muy rara vez necesitaran otro arreglo, son muy cocientes a la hora de hacer un buen trabajo.

Los hijos de Oggún, son muy enamorados.

El amor, “lo traerá de la mano y corriendo”, según dice este viejo refrán cubano, a los descendientes de Oggún, porque son muy enamoradizos a pesar que son pocos expresivos. Los descendientes del caldero de Oggún no llegan a la tierra para ser grandes comunicadores, pero ten por seguro que en el momento preciso no se limitaran  para decir lo que piensan o lo que sienten.

La religión Yoruba más conocida entre los cubanos como la Santería, siempre hay un orisha que es tu padre espiritual que define tu comportamiento y tu forma de ser. Los hijos de esta deidad llamada Oggún se caracterizan por tener cualidades de nobleza, de ser buenos trabajadores y cumplidores de su palabra cueste lo que cueste, por eso en el panteón yoruba este santo es muy respetado y venerado.  

Oggún como se atiende

En la religión yoruba, Oggún se atiende principalmente a través de ceremonias y rituales en los que se le invoca y se le ofrecen ofrendas. Estas ceremonias se llevan a cabo en santuarios o templos yoruba, y son dirigidas por sacerdotes o babalawos que son especialmente entrenados en la práctica de esta religión.

Durante las ceremonias, se utilizan diferentes elementos como el tambor, la música y los cánticos para invocar a Oggún y otros espíritus, y se les ofrecen alimentos, bebidas y otros objetos como una forma de honrar y agradecer a estas deidades por su ayuda y guía.

Es importante tener en cuenta que, para atender a Oggún y a otros espíritus de la religión yoruba, es necesario tener un conocimiento y comprensión profunda de esta religión y seguir sus prácticas y ceremonias de manera respetuosa y adecuada.

Por qué se recibe a Oggún

En la religión yoruba, se recibe a Oggún y a otros espíritus y deidades a través de ceremonias y rituales con el fin de establecer una conexión con ellos y pedir su ayuda y guía. Oggún se le considera una deidad muy poderosa y se le invoca para pedir protección y ayuda en momentos de dificultad o peligro. También se le rinde culto como una forma de honrar y agradecer a esta deidad por su ayuda y guía.

Además, en la religión yoruba se cree que cada persona tiene una deidad protectora o «orisha» asociada, y que esta deidad puede intervenir en su vida y ayudarle a enfrentar los desafíos y problemas que se presenten. Por lo tanto, recibir a Oggún y a otros orishas a través de ceremonias y rituales es una forma de establecer una conexión con estas deidades y pedir su protección y guía.

Oggún arere significado

Arere es una palabra de origen yoruba que significa «espíritu de la tierra» o «espíritu de la naturaleza». En la religión yoruba, se cree que los areres son espíritus que habitan en la tierra y que protegen a las personas y a las comunidades. Los areres se les relaciona con la fertilidad y la abundancia, y se les invoca para pedir protección y ayuda en momentos de necesidad.

Oggún Arere es un término que se utiliza para referirse a una deidad o espíritu particular en la religión yoruba. Se cree que Oggún Arere es una deidad muy poderosa y protectora, y que puede intervenir en la vida de las personas y ayudarles a enfrentar los desafíos y problemas que se presenten.

Se le invoca para pedir protección y ayuda en momentos de necesidad, y se le rinde culto en ceremonias y rituales en los que se le ofrecen ofrendas y se le honra por su poder y sabiduría.

Oggún que se le ofrenda

En la religión yoruba, se le ofrecen a Oggún y a otros orishas diferentes tipos de ofrendas durante las ceremonias y rituales en los que se les rinde culto. Algunas de las ofrendas más comunes que se le hacen a Oggún incluyen:

Comida: Se le ofrecen a Oggún alimentos como el plátano, el maíz y el fríjol, que se le consideran alimentos especialmente significativos y simbólicos.

Bebida: Se le ofrece a Oggún bebidas como el aguardiente, el vino y el ron, que se le consideran ofrendas especiales y significativas.

Cigarrillos: Se le ofrecen a Oggún cigarrillos como una forma de honrar y agradecer a esta deidad por su ayuda y guía.

Objeto: Se le ofrecen a Oggún objetos simbólicos y significativos como herramientas de trabajo, espadas o cuchillos, que se le consideran atributos de esta deidad.

En general, las ofrendas que se le hacen a Oggún y a otros orishas en la religión yoruba son una forma de honrar y agradecer a estas deidades por su ayuda y guía, y de establecer una conexión con ellos. Es importante tener en cuenta que cada deidad tiene sus propias preferencias y atributos, y que es necesario conocer y respetar estas preferencias al hacer ofrendas.

Como baila Oggún

En la religión yoruba, las deidades y espíritus como Oggún se invocan y se les rinde culto a través de ceremonias y rituales en los que se utilizan diferentes elementos como la música, el canto y el baile. Durante estas ceremonias, se utilizan tambores y otros instrumentos musicales para acompañar el canto y el baile, y se invoca a Oggún y a otros orishas para que intervengan en la ceremonia y se les rinde culto.

Pulsera Oggún para que sirve

En la religión yoruba, es común utilizar pulseras y otros objetos con simbolismo religioso como una forma de honrar y agradecer a las deidades y espíritus, y de establecer una conexión con ellos. Las pulseras de Oggún y otras deidades yoruba se utilizan como un símbolo de protección y conexión con estas deidades, y se llevan como una forma de recordar y honrar a estos seres sobrenaturales.

Es importante tener en cuenta que cada deidad y espíritu tiene sus propios símbolos y atributos asociados, y que es necesario conocer y respetar estos atributos al utilizar pulseras u otros objetos con simbolismo religioso. En general, las pulseras de Oggún y otras deidades yoruba se utilizan como una forma de honrar y agradecer a estos seres sobrenaturales por su ayuda y guía, y de establecer una conexión con ellos.

Caldero de Oggún para que sirve

En la religión yoruba, el caldero de Oggún y otros orishas se utiliza durante las ceremonias y rituales en los que se rinde culto a estas deidades y espíritus. El caldero se considera un elemento sagrado y simbólico que se utiliza para ofrecer ofrendas a las deidades y establecer una conexión con ellas.

En general, el caldero de Oggún se utiliza para contener alimentos, bebidas y otros objetos que se ofrecen a esta deidad como una forma de honrar y agradecer a esta deidad por su ayuda y guía. El caldero también se utiliza para contener ciertos elementos simbólicos que se utilizan durante las ceremonias y rituales, y que se consideran atributos de Oggún y de otros orishas.

Es importante tener en cuenta que el caldero de Oggún y otros orishas es un elemento sagrado y simbólico que se utiliza en ceremonias y rituales religiosos, y que debe ser tratado con respeto y reverencia. Además, es necesario conocer y respetar las prácticas y ceremonias de la religión yoruba al utilizar el caldero o participar en cualquier otra actividad religiosa.

Elementos y objetos de Oggún

En la religión yoruba, Oggún y otros orishas tienen diferentes elementos y objetos asociados que se utilizan durante las ceremonias y rituales en los que se les rinde culto. Algunos de los elementos y objetos más comunes que se asocian con Oggún incluyen:

Herramientas de trabajo: Se le considera a Oggún el dios de la guerra y la metalurgia, y se le asocia con el trabajo y la producción. Por lo tanto, se le ofrecen a Oggún herramientas de trabajo como martillos, sierras y cinceles como una forma de honrar y agradecer a esta deidad por su ayuda y guía.

Espadas y cuchillos: Se le considera a Oggún una deidad guerrera y protectora, y se le asocia con la justicia y la lealtad. Por lo tanto, se le ofrecen a Oggún espadas y cuchillos como una forma de honrar y agradecer a esta deidad por su ayuda y guía.

Alimentos y bebidas: Se le ofrecen a Oggún alimentos y bebidas como el plátano, el maíz, el fríjol y el aguardiente como una forma de honrar y agradecer a esta deidad por su ayuda y guía.

Caldero: El caldero de Oggún se utiliza para contener alimentos, bebidas y otros objetos que se ofrecen a esta deidad durante

Oggún y Oyá

En la religión yoruba, Oggún y Oyá son dos deidades muy importantes y poderosas que se veneran y se rinden culto de manera muy especial. Se cree que Oggún es una deidad guerrera y protectora, y que es el dios de la guerra y la metalurgia. Por su parte, Oyá es una deidad muy astuta y poderosa, y se le considera la diosa del viento y de la muerte.

Hay muchas leyendas y mitos que giran en torno a Oggún y Oyá en la religión yoruba, y que cuentan historias sobre sus habilidades y poderes sobrenaturales. Una de las leyendas más conocidas sobre Oggún y Oyá cuenta que, en una ocasión, Oggún y Oyá se enfrentaron en una batalla épica. Oggún, con su fuerza y valentía, luchó contra Oyá con todas sus fuerzas, pero finalmente fue derrotado por la astucia y el poder de Oyá.

Oggún y Yemayá

Yemayá es una deidad muy sabia y protectora, y se le considera la diosa del mar y de la fertilidad.

Hay muchas leyendas y mitos que giran en torno a Oggún y Yemayá en la religión yoruba, y que cuentan historias sobre sus habilidades y poderes sobrenaturales. Una de las leyendas más conocidas sobre Oggún y Yemayá cuenta que, en una ocasión, Oggún se enamoró de Yemayá y le pidió que se casara con él.

Yemayá, sin embargo, no estaba interesada en Oggún y le rechazó. Oggún, despechado, se fue de su hogar y comenzó a vagar por el mundo, buscando a alguien que lo quisiera y lo aceptara tal como era.

Finalmente, Oggún encontró a una mujer que lo aceptó y lo quiso, y se casó con ella. A partir de entonces, Oggún y Yemayá se convirtieron en buenos amigos y aprendieron a respetarse y valorar el uno al otro. Esta leyenda es un ejemplo de la importancia de Oggún y Yemayá en la religión yoruba, y de la forma en que estas deidades son veneradas y rinden culto.

Oggún y Eleguá

Eleguá es una deidad muy astuta y traviesa, y se le considera el dueño de los caminos y el guardián de los umbrales.

En una ocasión, Oggún y Eleguá se encontraron en una encrucijada y comenzaron a discutir sobre quién era el más poderoso. La discusión se convirtió en una pelea, y los dos orishas se enzarzaron en una batalla épica que duró varios días. Finalmente, Oggún logró vencer a Eleguá, pero ambos orishas aprendieron a respetarse y a valorar el poder del otro.

Oggún y Shango

Shango es el dios del rayo y del trueno, y se le relaciona con la justicia y la lealtad.

Un día Shango necesitó la ayuda de Oggún para luchar contra un enemigo poderoso, y Oggún no dudó en ayudar a su amigo. Juntos, lograron vencer al enemigo y proteger a su comunidad. Desde entonces, se dice que Oggún y Shango son dos deidades muy leales y siempre están dispuestos a ayudar y proteger a quienes los invocan en momentos de necesidad.

Oggún con Oshun

Oshun es la diosa del amor, la belleza y el agua dulce, y se le relaciona con la fertilidad y la abundancia.

Oggún y Oshun eran muy unidos y se complementaban perfectamente, y su amor era tan fuerte que incluso después de morir, siguieron siendo venerados y honrados en ceremonias y rituales. Se dice que Oggún y Oshun son un ejemplo perfecto de amor y lealtad, y que siempre están dispuestos a ayudar y proteger a quienes los invocan en momentos de necesidad.

Oggún y Ochosi

En la religión afrocubana de Oggún y Ochosi, se cuenta que Oggún es el orisha del hierro y está asociado con herramientas, armas y máquinas. Se dice que es fuerte y trabajador, y es venerado por su habilidad para proveer para su familia.

Ochosi, por otro lado, es el orisha de la caza y está asociado con animales, especialmente con los ciervos. Se dice que es un rastreador y cazador hábil, y es conocido por su valentía y bravura.

En la Santería, Oggún y Ochosi a menudo son invocados para obtener ayuda en la búsqueda de trabajo, resolver conflictos y alcanzar el éxito. También son venerados por su habilidad para proteger a sus seguidores de los peligros y traer buena fortuna.

5/5 - (31 votos)
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No Pierdas Noticias o Historias Importantes. Subscríbe a Nuestras Newsletter.

Recomendado
El cubano en su vocabulario popular, utiliza infinidades de frases…
Cresta Posts Box by CP